miércoles, 4 de marzo de 2009

Milán, Verona y Venecia

Es cierto que después de llegar de un nuevo viaje te sientes como un poco más realizada. Yo, después de éste, puedo decir que he tachado uno de los sitios imprescindibles en los que hay que estar alguna vez en la vida. Lo que en su día fue un ente ficticio, una imagen perdida entre cientos de otras imágenes, postales de ensueño, apuntes de Historia del Arte, sueños romanticones de la adolescencia, se vuelve tangible ante los ojos. Y mis ojos, os lo puedo asegurar, sienten a veces un pequeño pinchazo ante tal materialización.

A unos pasos de mí la catedral que hace unos cinco años decidí que era la más impactante de cuantas hubiera visto, il Duomo di Milano, se erigía en el centro de aquella plaza repleta de papelillos de carnaval y chiquillos correteando. Después, la historia mágica y electrizante de Romeo y Julieta, el balcón a donde él fue a buscarla, la ciudad de Verona. (Y he de decir que ha sido aquí donde he pasado una de las noches más agradables de todo mi Erasmus, sino la que más, en perfecta compañía de dos murcianos. Un kebab sentados en el puente con las vistas al río, un acordeón que amenizaba, la siguiente botella de Chianti y un breve repaso a óperas y obras clásicas de las que soy una auténtica desconocida han hecho que lo que podría haber sido una serata más quede en mi recuerdo para siempre). Seguimos con una visita rápida a Padua, que hizo de paréntesis y fue el punto de inflexión. Te despejas un poco de todo los impactos visuales que has recibido, te desaturas (a pesar de esa plaza enorme, a pesar del Gatamelatta por el que pasé de largo sin percatarme siquiera de su existencia)... y entrada triunfal en Venezia, canales, góndolas, vaporettos, callejuelas, los ojos llorosos, una canción de Silvio o de Sabina, humedad, niebla, luces reflejadas en el suelo, puentes, canales, su recuerdo constante. Y rememoras entonces aquellas conversaciones con tu amiga del alma de los 15 años en las que "Italia es mi país favorito, siempre he soñado visitarla cuando tenga un novio... Imagina estar en Venecia". Y tener la certeza de que sí, de que ese sueño se está haciendo realidad, te vuelves consciente de que vas cumpliendo objetivos uno a uno, te emocionas. Tiemblas.

Se podrían dar mil adjetivos, mil nombres, mil descripciones. Nada alcanzaría a formar en la mente de algún no-visitante una idea justa de lo que es la ciudad.

Sólo una recomendación: no dejéis de visitarla.





Il Duomo di Milano

Verona por la noche, sobre el puente del castillo

Una de las plazas de Padova

Calle veneciana con góndola

Panorámica de Venecia al atardecer

6 comentarios:

Los Ángeles dijo...

Venecia es uno de los lugares más hermosos de la Tierra (uno de los muchísimos que hay), yo he estado allí y sé que no valen descripciones ni adjetivos, porque no existe en lengua o dialecto conocido palabra que sea sinónimo de Venecia.

Me alegra que hayas disfrutado tanto de esta etapa de tu vida, de este viaje que yo aún tengo pendiente, pues pese a que ya he estado en Italia de viaje de find e curso lo que yo deseo es vivir allí durante un tiempo y poder ver cuanto me plazca.

Te envidio.

1 bss

exflatmate dijo...

aish pekeña!!

quiza algun dia paseare por esas calles de las que hablas...

me alegro de que lo estes disfrutando al maximo, yo por aqui sigo intentando seguir... que no es poco...a veces lo ponen un poco dificil.

millones de besos!!

- CheMaTriX - dijo...

Ojala pueda ir algun dia!! seguro que si, molas las fotos. saludos!

diario de nadie dijo...

hola, soy una estudiante de turismo de lanzarote y estoy pensando en irme de erasmus a teramo. Me podrias ayudar con algunas preguntas :) como buscar piso, como llegar desde el aeropuerto, como es para que te manden el dinero, y algunas cosillas que te sean importantes . Por favor . Gracias;)

Multe dijo...

¡Hola! Pues no sé, yo te aconsejo que vayas sin pensártelo dos veces. Es un pueblo pequeño y tranquilo, pero las experiencias que vivirás serán inigualables.

Para llegar a Teramo desde el aeropuerto de Roma tendrás que coger un autobús en la estación de Tiburtina. Los billetes se compran en la biglieteria C. Para llegar aquí dependerá del aeropuerto en el que aterrices, si el de Fiumincino o el de Ciampino.

Buscar piso es fácil, las paradas del autobús están llenas de anuncios. De todas formas puedes ir mirando en www.easystanza.it... yo el mismo día que llegué conseguí casa por la tarde!

Por último, yo el dinero lo tenía en mi cuenta española. Antes de marcharme me hice la cuenta en un banco que no cobraban comisión por sacar en otros cajeros... pero al final tuve problemas con ellos, por lo que tampoco te lo recomiendo. Ábrete una cuenta en la Banca di Roma y será más seguro.

Un saludo, y si puedo ayudarte en algo más... dímelo!

diario de nadie dijo...

Muximas gracias y bueno si me surgue algo mas me pondre en contacto cntigo otra vez gracias:D