viernes, 30 de marzo de 2012

Huelgas, presupuestos generales y canarios aislados

Los que me conocen saben que nunca he prodigado un amor incondicional a mis Islas Canarias. Sí, son bonitas, tienen el mejor clima del mundo y bucear en la cala de Tufia es uno de los placeres que ningún ser humano debería perderse jamás. Pero como lo cortés no quita lo valiente, no escatimo en críticas que, creo, deberían hacernos abrir los ojos para poder mejorar y dejar de ser ese trozo de tierra al lado de África. Aún así, en esta ocasión voy a enarbolar la bandera tricolor con siete estrellas verdes y a decir que ya basta.