miércoles, 24 de noviembre de 2010

Trabajar en Hiperdino. ¡Ñoh, qué sinvergüenzas!

El otro día, en mi intento desesperado por encontrar cualquier tipo de trabajo remunerado que me permita aumentar mis ingresos, acabé haciendo cola a las puertas de un conocido supermercado en Canarias. Me refiero a la cadena HiperDino, perteneciente al grupo DinoSol, el cual dispone de otros establecimientos en el resto de la geografía española, como SuperSol en Andalucía o CashDiplo, a nivel nacional. Y vaya con la entrevista que me hicieron...







Unas 120 personas, además de mí, se encontraban allí para disputarse un prestigioso puesto de cajera de supermercado. No es necesario decir que la mayoría eran mujeres, aunque la variedad generacional estaba patente: jóvenes en minifalda y raya en el ojo, madres maduritas y alguna que otra abuela picarona. Nos hicieron esperar unos diez o quinto minutos, tiempo durante el cual todas las presentes permanecimos calladas y expectantes ante lo que íbamos a encontrarnos. Entonces nos hicieron pasar a una especie de antesala, en la que fueron llamándonos una a una y entregándonos un número identificativo. Una vez estuvimos todas dentro comenzaron a explicarnos de qué iba todo aquello.

En primer lugar, después de la información básica acerca de la empresa, nos entregaron un test de personalidad que constaba de unas 60 preguntas del tipo "Los demás consideran que soy una persona alegre", "Me interesan los temas filosóficos" o "Considero que jamás podré lograr mi sueño", teniendo que responder dentro de un baremo que iba desde completamente de acuerdo a completamente en desacuerdo. El tiempo para responder a todas las preguntas era de 10 minutos. Cuando recogieron esta primera parte, la chica que estaba sentada al lado mía me miro y, ni corta ni perezosa, me soltó un "Ñoh, menos mal que se acabó ya... Me dolía el cuello de mirar tanto hacia abajo". No hacen falta más comentarios.

El segundo cuestionario, algo más centrado en descubrir quiénes cumplían el perfil de cajera de super, contenía preguntas sobre posibles situaciones en el trabajo y nuestra forma de solventarlas, una página de operaciones matemáticas (sumas, restas, multiplicaciones y divisiones) y algunos otros enigmas como escribir cuatro palabras que empezasen por B. 

Pero lo peor aún está por llegar. Para las afortunadas que lograsen pasar tal criba de cerebros el trabajo aún no estaba asegurado. La segunda fase consistía en una entrevista personal, y en caso de también salir airosa de aquí se accedería al último escalón... ¡¡Un curso de formación de 100 horas!! (No remuneradas, por supuesto). Y a lo mejor, sólo a lo mejor, después de todo encontraban un hueco para ti dentro de su ejemplar ejército de asalariados.

En definitiva, conseguían que te sintieras afortunada por el hecho de pasar todas esas "pruebas" y que te creyeras con el deber moral de agradecerles que te eligieran, cuando la jodida realidad es que son ellos los que tendrían que estar más que agradecidos de que la gente se mate a trabajar por un sueldo de mierda, con unos jefes de mierda y con una realización personal de mierda.

A modo de desenlace, diré que jamás me llamaron para realizar la entrevista personal. Mi candidatura cayó en la primera fase, aún habiendo contestado a la perfección todas las preguntas. ¿Será que no buscan personas seguras de sí mismas, con niveles de autoestima y con cierto nivel de estudios?...

4 comentarios:

Lorena dijo...

Quieren gente sin ningún tipo de aspiración... Puede sonar a excusa, pero es así... ¿Por qué darte a ti un trabajo si en cuanto encuentres algo relacionado con tus estudios lo vas a dejar? Si lo piensas fríamente tiene lógica. Necesitan gente que no quiera nada más allá de los 480 euros/mes por un horario de lunes a sábado (con algunos festivos incluídos)

Supongo que no te valdrá como razón, igual que no me valió a mí cuando veía a las chungas de mi pueblo en el Carrefour que a mí me había rechazado, pero bueno... Es cuestión de tiempo y de esperanza.

Mucho ánimo María!

Sert Taş dijo...

Prendele fuego!!
Te sentiras mejor :D

Armando dijo...

Hola, resulta que hoy día 27/08/13 tuve mi primera toma de contacto con la prestigiosa empresa de hiperdino.
Decir que continuan con el mismo criterio de selección, el mismo examen y los mismos míseros puestos de trabajo, estoy un poco decepcionado porque no me llamaron para la siguiente fase, aunque el exámen me salió bien, me pregunto por donde se rigen para seleccionar a los candidatos, vaya tomadura de pelo, ni que fueramos a ser contratados para puestos de ejecutivos. 3 pruebas largas y angustiosas para que luego ni suene el teléfono. un saludo y buen artículo.

Anónimo dijo...

Todoooo cierto estoy de acuerdo despues de tanto esmerarse por querer trabajar y despues te hagan una serie de pruebas para trabajar en un supermercado es realmente penoso..ni que fueramos a trabajar de ejecutivos o empresarios. No tiene logica que te hagan un test larguísimo para después quizas ni pases a la segunda fase y ni a la tercera despues de ello... se que la cosa esta dificil y que casi ni hay trabajos pero porque no quieren personal, si quisieran no estarían con tanto ajetreo de pruebas, sino las ganas de querer trabajar y luchar para sacar a tu familia y nuestro futuro por delante. Ellos no ven eso...que mal...