domingo, 5 de junio de 2011

Guía ejemplificada de cómo NO se debe escribir un artículo (1ª parte)

El artículo que vamos a analizar fue publicado en La Provincia el 05/06/2011, y lo pueden consultar aquí. Dado que no he podido obtener la publicación impresa, me remito a lo visto en su edición digital.

1º - Titular: La marea del 15-M tiene dos corrientes. Bien, vale. Utiliza una figura retórica (la metáfora) para introducir un tema. Esperemos que se centre muy bien en explicar esas dos opciones en el resto del cuerpo.

2º - Subtítulo: Ninguna gran marea se levanta sin la confluencia de varias corrientes. El movimiento del 15M, centralizado en San Telmo, decide en asamblea si se levanta o no un campamento donde es posible ver perfiles de todo tipo. Se vuelve a hacer referencia a la misma metáfora del titular. Ahora, además, explica por donde va la disyuntiva (seguir o marcharse) y parece que el periodista va a describir cómo ha sido ese proceso de decisión asamblearia.

(A partir de ahora nos centramos en el cuerpo del artículo, donde utilizaré los párrafos para indicar de lo que hablo).




Párrafo 1 - La primera frase es una licencia poética en toda regla. Quizá más propias de las crónicas o los reportajes, no son muy utilizadas en las noticias estrictas. Hay que tener en cuenta que no es muy cierta, ya que las asambleas se celebran a las 19.30 horas, cuando todavía no hay mucho de esas "sombras de la noche". En fin. A esto le sigue una descripción escueta de un hecho ocurrido en la acampada hace unos días, un problema con una chica brasileña y su pareja. Señor periodista, usted, en calidad de la profesión que ejerce, no puede hacer libremente las acusaciones que oye por San Telmo. Si allí se especuló con la posibilidad de que el chico fuera de Democracia Nacional, usted es el responsable de comprobar que sea cierto. Y si no lo sabe, omita dicha información o no la afirme. Por otro lado, no entiendo el uso de comillas en "infiltrado". Ni qué decir tiene la castiza y no exenta de significado designación de núcleo duro. ¿Quién es el núcleo duro en la acampada? ¿Los que duermen, los que van a comisiones, los que van cada día a las asambleas? El cierre del párrafo no es mejor que lo anterior. Repetición de la misma idea en una frase de 15 palabras... chapó.

Párrafo 2 - Me pierdo en la primera frase. Tres líneas y media, y para colmo las palabras chocan unas con otras "noche - diario"; "atrae - traen"; "inmigrante - inmigración". Riqueza léxica, ante todo. Además, extiende la incongruencia de una persona en concreto a toda la acampada. El Sr. Gregorio Cabrera, que es así como se llama el autor del artículo, continúa con otra desagradable anécdota relacionada con unos punkis. Este episodio ocurrió hace ya unos días, aunque según él lo cuenta parece que ha sido a la par que el del "infiltrado". Para más inri, lo desvirtúa completamente, pues no cuenta los hechos que contribuyeron a llegar a tal situación (que haberlos, haylos). De repente, sin previo aviso ni conector de ningún tipo, se centra en las personas sin techo que acuden allí a comer y lo muestra como una obra de caridad. 

Párrafo 3 - Se vuelve a hacer hincapié en las personas ajenas a la acampada, esta vez los enfermos psíquicos. Entre siete y ocho... Quizá me equivoque, pero en el tiempo que he estado participando habré visto a dos o tres. No le quito veracidad, pero lo pongo en duda. Aquí no se extiende mucho más, sólo comenta el protocolo de actuación con los drogodependientes. Parece que se le olvidó mencionar que muchos compañeros están haciendo un trabajo que corresponde a los Servicios Sociales, tratando de hacer que los enfermos se sientan integrados y cuidándolos en la medida de sus posibilidades. Pequeño lapsus.

Párrafo 4 - ¿Cómo? ¿Que la globalización es qué? Paja mental del Sr. Cabrera (disculpe la grosería). Tanta poesía, tanto recurso, se le está yendo de las manos. Mejor centrarse en contar los hechos, ¿no? Ahora viene el apoyo popular al movimiento. Restaurante japonés y abuelita. Lo de esta última es de risa... ¿pretende utilizar la ironía, burlarse en la propia cara de los manifestantes? Claro que la abuelita (que vete a saber si tendrá nietos) sabe que se puede hacer la revolución sin queques. Y los que llevan durmiendo entre cucarachas tres semanas también. Pero son sólo pequeños gestos que se agradecen y que no necesitan ser reflejados en ningún periódico. El concepto de relevancia de este periodista está algo trastabillado. Siguiente frase: 4 líneas. Me canso de leer. Sólo algo llama mi atención: fíjense que es ahora, después de todo lo dicho, cuando se vuelve a hacer referencia al titular: el proceso de decidir en una asamblea de si seguir o marcharse.


Para mañana, el resto del artículo.

No hay comentarios: